#ThrillerNavidad

Micro Thriller Navidad18

Había oído hablar de esas cosas a su mamá. Criaturas verdes con extraños ropajes que invadían las casas por la noche y se llevaban a sus moradores para hacer experimentos con ellos.

Por eso se asustó tanto y corrió a refugiarse bajo la cama. La casa entera estaba inundada de luces brillantes que le hacían daño en los ojos y no cesaba de sonar una música estridente que retumbaba en sus oídos.

Estaba aterrorizado, pero su mamá siempre había cuidado de él y no quería que pensara que era un cobarde. Así que salió, reptó pegándose a cada pared de la casa, ocultándose en cada esquina y tras cada mueble. Logró alcanzar la sala principal donde las luces y el sonido eran más atronadores.

Vio a su mamá. Estaba despistada, la criatura se encontraba a sus espaldas y parecía dispuesta a atacar. Parpadeaba llena de brillos amenazantes.

Tomó una decisión, no permitiría que aquella cosa le hiciera daño a su mamá. Preparándose como solo él sabía hacerlo, se aproximó a una distancia prudencial de la criatura esperando que los brillos se apagaran para pillarle desprevenido.

De un salto se tiró a su cuello y comenzó a morder cada fibrosa extremidad y a deshacerse de sus esperpénticos ropajes.

Un grito alarmado le detuvo en seco y se volvió a mirar a su mamá. Parecía enfadada.

—Te lo dije —hablaba uno de sus amigos —, un árbol de Navidad nunca estará a salvo con un gato en casa.

Bowie miró a su alrededor. ¿Árbol? No era ningún árbol, era un extraterrestre y él no iba a dejar que secuestrara a su mamá. Primero se desharía de todas las bolas de colores y luego del espumillón y las luces, así estaría a salvo. Porque él, no era ningún cobarde.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *